Archivo de diciembre, 2010

El Castillo

El Castillo en la montaña podría haber sido inmenso o nunca haber existido por completo. Al menos con la información que había conseguido en el pueblo, que si escuchaba a cualquiera, podría tener desde ciudades de hadas donde los sueños logran penetrar en la realidad, hasta guaridas de fieras asesinas.

No tenía un aspecto especial de ruinas, no más que otras casas comunes bajo la montaña, pero engañaba la vista, puesto que su secreto reposaba en su interior. Claro que ya no era un secreto y se lograba entender desde la distancia. Las construcciones se alzaban de el suelo, desperdigadas. Cupulas y techos de arcilla que parecían salir de la montaña como los arboles mismos, enterrando sus raíces de piedra. Al principio era dificil notarlo, hasta que el ondulante camino le mostró la imagen girando y transformandose entre los arboles.
Allá arriba, a lo lejos, las pequeñas construcciones y las torres se alineaban para mostrar la silueta de un enorme castillo, torcido y enterrado, asomandose con mil bocas a respirar el aire sobre la montaña. Algunas chimeneas exhalaban humo.

“Todos estan conectados” pensó, inspeccionando la tierra de la montaña lentamente “debe haber cientos de tuneles, tuneles para encontrarse, tuneles para estar solos, tuneles para tener secretos, tuneles para crecer debajo de la tierra o derrumbarla”.

El Castillo no parecía una ruina, daba una impresion mucho mas poderosa y aun así impotente, como un gigante obligado a cargar la montaña por haber sobrevivido su peso.

“Dicen que son muy amables y puedes visitar algunos tuneles, pero que hay que ser amable tambien, porque ahí dentro todos son uno y si uno te muestra los dientes debes calmarlo antes que otros lo imiten” quería evitar el pensamiento de la bondad de esas caras, que ya veía dando la bienvenida, transformada en odio. Lo que pasaría si empezaran a mostrar los dientes, uno a uno, mirando a su presa fijamente.

“Debo usar algo de tacto” pensó sonriendo abiertamente.
Otros le devolvieron el gesto.

I see red

I see red eyes
red lights on red skies
I see red shadows dripping red blood
I see red hearts waiting
red people showing red smiles

C’mon, little red bird
sing me a red song
You know who I am

I hear red screams
red sirens on red nights
they’re getting closer

C’mon little red bird
Fly on red skies
I’m the one on chains

C’mon, little red girl
I know who you are
You’re the one from far away
on both time and space

Won’t you sing a song?
Will it burn me?

C’mon, little red dragon
let me hear your red screams
I see red light coming from red wounds
I see you bathe on it

C’mon, red hot metal dragon
Let me see the fire
Let me feel the wrath
Won’t you burn this place down?
Burn it, burn it to the ground

That’s all I wanna see
I can’t help it
I can’t help it
I see red

Gathacol.net